Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Gioacchino Rossini

miércoles 29 de marzo de 2017


Ópera Perú

Ayer

Ernesto Palacio dirigirá Academia Rossiniana de Pesaro

Ópera PerúArchivo Ernesto Palacio(Ópera Perú) Si bien sabemos que el peruano Ernesto Palacio fue nombrado como director del Festival Rossini de Pésaro en el 2015 e inició funciones el año pasado, esta vez ha sido además nombrado director de la Academia Rossiniana, la cual hasta hace poco era dirigida por Alberto Zedda, quien falleció hace pocos días.Zedda, reconocido mundialmente por ser el mayor conocedor de la obra de Rossini en el mundo, estaba a cargo del Festival como de la Academia. Con su deceso, le pasó la posta al siguiente experto en este repertorio, el peruano Palacio.Como cita el anuncio en la web del Festival de Pesaro: "Ernesto Palacio sucederá como director artístico de la Academia Rossiniana a Alberto Zedda. La Academia, que desde 1989 ha formado a una nueva generación de cantantes establecidos en los mejores teatros  del mundo, llevará el nombre del maestro milanés Alberto Zedda, recientemente fallecido. Al culminar su carrera como cantante (en 1998), Ernesto Palacio ha descubierto y apoyado a numerosos artistas destacados de la nueva generación del bel canto y es considerado como uno de los principales expertos a nivel internacional de la obra de Rossini. Su repertorio como cantante incluye 80 óperas (alrededor de 20 de Rossini), y más de cien oratorios, misas y otras composiciones vocales. En su haber tiene grabadas 40 óperas, entre ellas 10 títulos de Rossini.Ernesto Palacio se ha presentado en los teatros más importantes de la escena internacional (entre ellos la Scala de Milán, La Academia de Santa Cecilia y Ópera de Roma, San Carlo de Nápoles, Teatro Regio de Turín, Comunale de Bolonia, Arena de Verona, La Fenice de Venecia, Metropolitan y Carnegie Hall de Nueva York, Covent Garden de Londres, Liceu de Barcelona, ​​Colón de Buenos Aires, Ópera de Zúrich, Bayerischer Staatsoper, Ópera de Mónaco, entre otros, bajo la dirección de directores como Claudio Abbado, Thomas Schippers, James Levine, Wolfgang Sawallisch, Peter Maag, Riccardo Chailly, Georges Prêtre y Alberto Zedda. El maestro Palacio también se hará cargo de mantener las audiciones para la Academia Rossiniana 2017 a partir de hoy, Lunes, 27 de marzo en el Teatro Sperimentale di Pesaro..."

Ya nos queda un día menos

25 de marzo

Mis favoritos musicales (II): óperas

Comencé en agosto una serie sobre "mis favoritos musicales" que por fin tengo la oportunidad de continuar. Y lo hago con mis títulos de ópera preferidos. Pero antes debo realizar una seria advertencia. Esta no es una serie sobre "los mejores" sino, como dije antes, "mis favoritos". Que un nombre no aparezca en la lista no significa necesariamente que lo considere como menor o como sobrevalorado, y el que sí lo haga tampoco implica que lo considere por encima de otros que no lo hace. No pretendo elaborar una lista de nombres para la eternidad: simplemente pretendo retratarme en mis gustos para que los lectores sepan a qué atenerse. Y dicho esto, vamos a por las óperas. Verdi y Wagner. Wagner y Verdi. Eso lo tengo muy claro. A mí son los que más me entusiasman, y seguro que a la gran mayoría de melómanos también. Puestos a escoger, ahí sí que puedo resultar un poco peculiar: Parsifal y Falstaff son mis títulos operísticos preferidos de todos los tiempos. Los últimos de sus autores. También los más particulares. Digamos que los más esenciales. El primero,  una comedia de desbordante ingenio musical sobre un libreto extraordinario, que por momentos se burla de las óperas tradicionales al tiempo que despliega las melodías más exquisitas. Un perfecto mecanismo de relojería. Y una en absoluto inocente reflexión sobre la condición humana que esconde bajo sus pliegues un poso de amargor. El segundo, una disgresión pseudo-religiosa que en cada compás de música niega lo que dice el libreto. Es decir, un monumento al erotismo y a la carnalidad que figne ser justamente lo contrario. Y de nuevo una tremenda meditación sobre el sufrimiento y la culpa, como también sobre la necesidad de asumir cuerpo y espíritu como partes indisolubles de la condición humana. Pero no me quedo ahí en estos dos autores, claro. Rigoletto, Traviata y Trovatore –sí, también esta última– me parecen verdaderas maravillas que reverdecen tras cada nueva audición. Y el Holandés. Y el Anillo. Y Tristán. Dicen que Puccini es un pasteloso. Y lo dicen personajes muy sabios. Me importa un bledo: adoro sus óperas. Tosca sobre todo, de nuevo un mecanismo escénico calculado al milímetro que sin renunciar a la exhibición de la voz pone toda la música al servicio del drama. Bohème me hace saltar las lagrimas pese a sus irregularidades. De Butterfly no soy un estusiasta, y sin embargo creo que hay que revalorizar, aun estando menos lograda que las óperas citadas, a Fanciulla. Turandot, venturosamente, no necesita reivindicación alguna. De Rossini una única ópera, pero que sin duda se encuentra entre mis cuatro preferidas junto a Parsifal, Falstaff y Tosca. Me refiero al Barbero, por descontado. Es imposible justar tanta inspiración en semejante número de notas: hasta el aria di sorbetto es una joya. Música maravillosa de principio a fin. No se puede disfrutar más con ninguna otra ópera: un torbellino de entusiasmo, de jovialidad, de ganas de vivir, de picardía, de emoción... Otra cosa es que interpretarla como se merece resulte harto difícil para batuta, cantantes y director de escena. De Richard Strauss adoro Salomé, Elektra y Rosenkavalier. Las otras, no tanto. Y Mozart, claro. Tengo que escoger dentro de la trilogía Da Ponte, pero no es fácil. Quizá me quede con Così, aunque es en Nozze donde está lo que considero la más bella música jamás compuesta para la voz humana: las dos arias de la Condesa. La ópera barroca no es, con excepciones como Dido y Eneas, santo de mi devoción. Belcanto y verismo, con la excepción del citado Barbero, me interesan únicamente cuando hay grandes cantantes de por medio. De la ópera francesa solo me entusiasma Carmen. El verismo lo escucho poco. Janácek me fascina, sobre todo La zorrita astuta. Me gusta mucho El ángel de fuego, de Prokofiev. Reverencio Wozzeck y Lulu, sobre todo esta última. Las óperas del siglo XX en general me gustan bastante; la última que me impactó fue La pasajera, de Weinberg.




Pablo, la música en Siana

24 de marzo

Los caramelos viajeros de Cecilia

Jueves 23 de marzo, 20:00 horas. Conciertos del Auditorio, Oviedo. "Un viaje por 400 años de música italiana": Cecilia Bartoli (mezzo), Antoni Parera Fons (piano). Cada visita de la mezzo romana asegura lleno allá donde vaya, independientemente de lo que se programa. En esta gira española eligió un programa de música variada, la que ha cantado como solo ella sabe, con simpatía y buen gusto, técnica apabullante, pianísimos que enamoran y acallan toses o móviles, potencia la justa en vivo y esta vez con piano. Pero está visto que en Oviedo parecemos gafados y el habitual acompañante Sergio Ciomei tras una indisposición obligó a retocar un programa (dejo los dos arriba) con el que el compositor, productor y pianista Antoni Parera Fons (Manacor, 1943) hubo de lidiar tomando algunas propinas para incorporarlas, sustituyendo la Fantasía en re menor de Mozart (que en Oviedo no aparecía) por T'estim i t'estimarem  y con toda la profesionalidad (los modernos dirían "el marrón") adaptarse a la diva que al principio hubo de tranquilizar a su acompañante accidental. Se notó al mallorquín cauto, en cierto modo apagado abusando del pedal izquierdo como temiendo tapar a "La Bartoli" incluso con la tapa bajada, en un repertorio barroco donde el instrumento no es ideal aunque los estudiantes de canto tienen que estudiar estas obras desde este formato. Selve amiche de Caldara, las dos de Bellini, la encantadora y personal versión donizettiana del Me voglio fa na casa o el "hit" de Händel Lascia la spina que la propia mezzo se basta para cantarlas como sólo ella sabe desde sus inicios. Cierto que a una artista integral como Cecilia Bartoli cuesta acompañarla así de improviso y seguirla en sus acelerandos, pausas no escritas y ornamentos imprevisibles, pero ella siempre ayuda y esta vez se tornaron los papeles en cuanto al temple pero brillando "la diva". Nos perdimos por el camino esos esperados Vivaldi o Mozart de Parto, ma tu ben mio ("La Clemenza di Tito") que el docto Arturo Reverter comentaba en las notas al programa, aunque con piano hubieran resultado "distintos", y apareció el Rossini de La danza que no nos hace olvidar a los grandes tenores aunque Cecilia no teme repertorios de voces "ajenas" pues siempre los hace suyos. El recuerdo de mi infancia radiofónica resultó el Munasterio 'e Santa Chiara (Alberto Barberis) de Claudio Villa que aquí hizo famoso y traducido Jorge Sepúlveda aunque tras la versión a dúo romano-barcelonés me quedo con "la Bartoli de cámara", mejor incluso que Mina o Vittorio De Sica que también la (re)interpretaron entre muchos más italianos famosos. Tras las "chuches" de la primera parte y el cambio de vestuario, seguiríamos con el Puccini melódico e inspirado, descanso vocal incluido con el Piccolo valzer a cargo de Parera con la conocida aria de Musetta enlazada ya con "La Bartoli" y su peculiar Lauretta para otro "hit" como O mio babbino caro. Mejoría con un Tosti que siempre destila belleza en cualquier registro (su Aprile de lo mejor) y que Cecilia siente, canta y transmite incluso en el gesto, grande hasta los mínimos detalles. Después Donaudy, Parera Fons más tranquilo con unas páginas menos exigentes y traidoras, la conmovedora Santa Lucia luntana o simpática Tammurriata nera, ambas de E. A. Mario (1884-1961) napolitanas tan populares y cercanas a toda una generación como las de De Curtis (del que también regaló Non ti scordar di me) o el "Volare" de Modugno que Parera Fons acompañó como si fuese suya y Cecilia la destinataria, antes de las siempre esperadas propinas (algunas "reutilizadas" cual reciclaje obligado): O sole mio que no puede faltar en este recorrido de cuatro centurias de música italiana, la seguidilla de "Carmen" verdaderamente carnosa en la voz de "La Bartoli" apurando al pianista con el taconeo, y Mamma además del citado De Curtis, redondeando una fiesta italiana con pianista manacorí, plagada de dulces que Cecilia Bartoli eleva a delicadezas. En Asturias diríamos caxigalines con ingredientes y presentación de alta repostería. Como ha pedido en Madrid o Barcelona nos encantaría escucharla en una ópera, aunque con la orquesta en el foso no creo que luciese tanto y el banquete podría atragantarse. Pero siempre nos queda DiDonato que cerrará los Conciertos del Auditorio, parece que manteniendo ese "duelo" en el ciclo ovetense que las suele traer juntas ¡pero distanciadas!. Las grabaciones están bien pero siempre comento que el directo es irrepetible... y sino que se lo digan al bueno de Parera Fons, verdadero héroe para sobrevivir al volcán italiano.

Pablo, la música en Siana

15 de marzo

Mieres celebra la semana internacional de la voz

Martes 14 de marzo, 20:00 horas. Auditorio "Teodoro Cuesta", Casa de la Cultura, Mieres. Semana Internacional de la voz, "España, fuente de inspiración": Elisabeth Expósito (soprano) y Omar Navarro (piano). Obras de Á. Émbil, O. Navarro, E. Granados, W. A. Mozart, G. Bizet y G. Rossini. Entrada: 5 €. Aunque el día mundial de la voz se celebra el 16 de abril, todo los días debemos concienciarnos de su cuidado porque es nuestra principal herramienta de comunicación, y no digo para los muchos profesionales de ella (profesores, locutores, actores, cantantes...), por lo que no es baladí celebrar una semana de la voz en Mieres que esperemos tenga continuidad cada año, buscando todos los aspectos relacionados con un instrumento que cuando se hace musical para a convertirse en arte. Las fechas para este 2017 coincidían con el periodo vacacional de la Semana Santa, por lo que encontrar huecos en el auditorio mierense se hacía difícil, así que serán estos días donde podamos disfrutar de varios conciertos, como así nos los presentó Elena Pérez-Herrero, una mierense de pro, cantante, profesora y coordinadora de esta semana que desde Haragei, con sede en Oviedo pero extendiéndose por toda España, continúa formando a generaciones de cantantes. Este primer concierto nos trajo a Elisabeth Expósito y Omar Navarro que prepararon un programa titulado "España, fuente de inspiración" que daría para muchísima música, por lo que la elección se adecuó al repertorio donde no faltaron páginas líricas ni guiños a nuestra tierra, presentando cada obra dándole también ese aspecto didáctico que siempre se agradece. Anxelinos es una añada o canción de cuna asturiana compuesta por Ángel Émbil Ecenarro (1897-1980), un guipuzcoano de Zumaia afincado en Asturias desde los diez años y asentado en Pola de Siero, quien además de crear escuela y dejarnos obras vocales para distintas formaciones, supo captar nuestro folklore como pocos, dejándonos esta delicia coral en su versión para soprano y piano. Un placer escuchar obras nuevas, contemporáneas, más en las manos del propio compositor, Omar Navarro (Oviedo, 1983), quien además estrenaba en la versión con acompañamiento de piano Ya toda me entregué y dí,  con texto de Santa Teresa de Jesús que Navarro convierte en un lied donde la voz de Elisabeth y el piano se complementan engrandeciendo desde la música las palabras de la Santa de Ávila. Granados sigue de celebración porque su música es atemporal, y de sus Goyescas escuchamos el Intermezzo por Omar Navarro, haciéndonos recordar desde el piano la riqueza que en versión orquestal atesora esta joya, y con Elisabeth Expósito La maja y el ruiseñor, también llamadas quejas, casi continuación de las llamadas canciones de salón que tan de moda estuvieron a finales del siglo XIX, nuevo diálogo más que acompañamiento entre soprano y piano para una voz que gana quilates con el tiempo, fraseando estas páginas del catalán, completando este homenaje con la conocida Andaluza, la Danza nº 5. El bloque final lo pondría la ópera con Sevilla siempre protagonista, desde Mozart con Don Giovanni y las arias "Vedrai, carino, se sei buonino" o "Batti, batti, o bel Masetto" con ingenuidad equívoca, o Las bodas de Fígaro y el "Venite, inginocchiatevi", recreaciones escénicas de una Expósito que siempre ha elegido bien su repertorio, hasta la famosa "Una voce poco fa" de El Barbero de Sevilla (Rossini) con endiabladas agilidades y mucho sentimiento, sin dejar constancia de la barbaridad que suponen las reducciones orquestales para piano. No podía faltar tratándose de Sevilla la Carmen (Bizet) entre los genios de Salzburgo y Pésaro, con la versión para piano solo de Leopold Godowsky, un verdadero virtuoso para "recrear" los números de Escamillo ("Toreador") y Don José ("La fleur que tu m'avais jetée"), casi cantadas mentalmente en un ejercicio de vocalización interior tan importante para el estudio. Recomiendo a quienes puedan acercarse estos días a esta celebración donde la voz tiene Música, con mayúsculas y sin etiquetas, distintos estilos y épocas para disfrutar como en casa.



Ópera Perú

23 de febrero

IIC inicia temporada 2017 en el Pirandello

(Difusión) En el marco del programa “Suono Italiano - Friuli in Musica”, el Istituto Italiano di Cultura (IIC) ofrecerá este 1 de marzo a las 8 p.m. en el Teatro Pirandello (Av. Alejandro Tirado 274, Santa Beatriz) un concierto a cargo del dúo integrado por la soprano Elisa Iovele y el pianista Roberto Brandolisio. El ingreso es libre.Esta iniciativa musical, que es posible gracias a la colaboración del Comitato Nazionale Italiano per la Musica (CIDIM) y la Fondazione Bancaria Friulana CRUP y el auspicio del Ministero per i Beni e le Attività Culturali e del Turismo - Direzione Generale per lo Spettacolo dal vivo, es parte de una serie de conciertos de música clásica y contemporánea ofrecidos por jovenes músicos italianos de la región Friuli que han logrado premios nacionales e internacionales.El dúo ofrecerá un programa con obras de Tosti, Gastaldon, Chopin, Strauss, Donizetti, Rossini, Bellini, Rachmaninov y Verdi. ELISA IOVELEElisa Iovele nació en Trieste en 1987 y obtuvo el Máster en Canto Lírico con una calificación sobresaliente en el Conservatorio Tomadini de Udine representando el papel de Violetta (Traviata, Verdi) . En agosto del 2016  logra debutar con el mismo rol verdiano en la Arena Montecroci de Messina  en Barcelona con la Orquesta Filarmónica de Tirana dirigida por el maestro Orazio Baronello.Ha realizado numerosos conciertos en Italia y en el exterior, mostrando su versatilidad al interpretar repertorio litúrgico (Milán 2016),  opereta así como también  música sacra y de cámara, cantando en italiano, inglés, francés, alemán, esloveno y español.ROBERTO BRANDOLISIORoberto Brandolisio se diplomó en piano en el Conservatorio Jacopo Tomadini de Udine con la máxima calificación gracias a la guía de Maria Felicita Russo Perez y, en composición, de Renato Miani.Ha desarrollado una carrera tanto como solista como partes de agrupaciones de cámara en Italia y en el exterior. En el 2009 logró el segundo lugar del concurso Mariagrazia Fabris de Trieste.Como compositor ha logrado la interpretación de sus piezas en numerosas ocasiones tanto en Italia como en el exterior: para el festival "Udine Comtemporánea" compuso en el 2007 un trío para dos violines y violonchelo y en el 2011, un quinteto titulado "Entropía"  que logró particular éxito entre el público y la crítica, y que fuera interpretado en la Universität Mozarteum de Salzburgo.Adicionalmente a sus estudios de piano y composición ha incorporado a su actividad musical, el  acompañamiento al piano. En el 2010  ganó una beca de estudios para un curso de formación de maestros acompañantes en el  Teatro Lirico Sperimentale A. Belli de Spoleto que le permitió estudiar con importantes maestros del panorama internacional.

Pablo, la música en Siana

23 de enero

Cocinando de cine con la banda

Domingo 22 de enero, 19:00 horas. Auditorio de Oviedo: Banda de Música "Ciudad de Oviedo", Christian Brandhofer (trombón), David Colado Coronas (director). Obras de Rossini, J. de Meij, M. Lauridsen y A. Boublil-C. M. Schönberg. Entrada libre. Buena tarde dominical con música de banda, algunas transcripciones que son otra forma de hacer llegar el repertorio sinfónico y coral, pero sobre todo la escrita específicamente para estas formaciones, que en el caso de la banda ovetense sin llegar a sinfónica dio mucho juego con el programa elegido. A falta de notas en el programa, en cada partes, sin descanso, fueron leídas por una de las clarinetes, que sirvieron para conocer un poco más las obras. La obertura de La Gazza Ladra (Rossini) es conocida por su utilización tanto en publicidad como en el cine, especialmente en "El honor de los Prizzi" por un grande como el italiano que también se dedicaría a la cocina, un poco el ambiente dominical. Aunque no se tratase de la interpretación sinfónica, este arreglo para banda de música nos​ acerca fidedignamente los solos de oboe y clarinete para lucimiento de los primeros atriles, disfrutando igualmente de la pareja de cajas y especialmente de los cambios de tiempo bien marcados por un David Colado curtido en todo tipo de formaciones instrumentales que tomaba la batuta en este primer concierto del año, con la intención y sonido tan rossiniano que logró sacar una versión más que correcta. La obra estrella de la noche fue el T-Bone Concerto de Johan de Meij (Voorburg, 1953), que tiene tanto versión con piano, para brass-band y lógicamente para banda, un concierto para trombón con el solista de la OSPA Christian Brandhofer, organizado tanto en el título como en sus tres movimientos con un juego de palabras curioso, trombone y T-Bone cual formas de preparar este manjar para los carnívoros y melómanos: el primero Rare (Poco hecho), amplio de sonoridades con juegos entre las secciones más un rítmico piano, incluyendo además alguna intervención solista con sordina buscando texturas al oído cual paladar y con unos fraseos realmente hermosos. El Medium (En su punto) es el movimiento central de ritmo ternario muy majestuoso y con un grupo de cámara dentro del tutti para la parte B más rápida antes de volver a la A casi triunfal pero "apianando y ritardando" para un perfecto diálogo bien "cantado" entre solista y banda. El último Well done (Muy hecho) resultó juguetón, movido, equilibrado además de perfectamente ejecutada esta partitura llena de complicidades y complicaciones (el compositor es además de director, trombonista, como David Colado, y bombardino), con una percusión casi siempre subrayando toda la melodía con placas varias (xilófono, glockenspiel...) donde tampoco faltaron las campanas, también variando los tempi a lo largo del segundo tema retomando el vivo en una fiesta multicolor tras este T-bon bien cocinado por un Brandhofer en su salsa. Un placer paladear música compuesta para banda por un músico como el holandés afincado en los EE.UU. (esperemos que Trump no le eche) que domina la tímbrica como nadie y tiene partituras realmente excelentes. La propina cual postre americano e internacional en un momento feliz del trombonista equiparable al del compositor, Elegy for Mippy II de L. Bernstein. La segunda parte comenzaría con O magnum Mysterium (Morten Lauridsen, 1943) que mi admirado coro El León de Oro canta como nadie, esta vez arreglado cual coral sin letra ni batuta para realzar esa polifonía tan del maestro de ascendencia danesa subrayada puntualmente por timbales, bombo o platillos que "magnifican el misterio" aún más terminando, en un pianísimo muy logrado tras unos reguladores de lo más trabajados y como si de un coro a boca cerrada se tratase (especialmente los metales). Difícil transcripción la de H. Robert Reynolds pese a ser especialista y conocedor de la música de banda, que de no conocer el original da mucho juego aunque nada puede compararse con la voz humana. Y otro tanto sucede con el musical Los Miserables (A. Boublil / Claude Michel Schönberg) en arreglo de Marcel Peeters, selección de cinco temas para cerrar concierto con todos los efectivos al mando de Colado que sacó siempre a primer plano las conocidas melodías de este musical veterano de los años 80 llevado también al cine en 2012, para lucimiento de cada sección, especialmente saxos y bombardinos no siempre reconocidos ni tan protagonistas como el resto. Buen sonido e interpretación idónea para los números elegidos bien contrastados que nos transportaron a la gran pantalla. Bisaron el final de "La Gazza" un poco más movida que al inicio, para no perder el ambiente cinematográfico y gastronómico para una sala que presentó una entrada de comensales que ya quisiéramos para otros eventos. Volverán más domingos de febrero (12 y 16) y marzo (12 y 16) para completar un trimestre que sigue apostando por la Banda de Música en Oviedo, tocando madera para que no sigan recortando a la ciudad una tradición que es parte de su propia historia.

Gioacchino Rossini
(1792 – 1868)

Gioacchino Rossini (29 de febrero de 1792 - 13 de noviembre de 1868), fue un compositor italiano, conocido especialmente por sus óperas y particularmente, por las bufas, pero con numerosas y determinantes aportaciones al mundo de la ópera seria. Todo ello le hizo asumir el "trono" de la ópera italiana en la estética del bel canto de principios del siglo XIX, género que realza la belleza de la línea melódica vocal sin descuidar los demás aspectos musicales.



[+] Mas noticias (Gioacchino Rossini)
29 mar
Ópera Perú
25 mar
Ya nos queda un d...
24 mar
Pablo, la música ...
20 mar
Esfera Wordpress
15 mar
Pablo, la música ...
23 feb
Ópera Perú
16 feb
Google Noticias E...
16 feb
Google Noticias A...
16 feb
Google Noticias C...
16 feb
Google Noticias M...
16 feb
Google Noticias E...
29 ene
Esfera Wordpress
23 ene
Pablo, la música ...
16 ene
Esfera Wordpress
15 ene
Esfera Wordpress
1 ene
Esfera Wordpress
31 dic
Google Noticias A...
31 dic
Google Noticias C...
31 dic
Google Noticias E...
31 dic
Google Noticias E...

Gioacchino Rossini




Rossini en la web...



Gioacchino Rossini »

Grandes compositores de música clásica

Operas Canciones Barbero De Sevilla Guillermo Tell Sigismondo

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...